Vaca Muerta: otro récord en petróleo y el repunte del gas

Neuquén volvió a registrar en marzo otro pico histórico en su producción de petróleo para los últimos 16 años, al alcanzar los 184.844 barriles diarios, un 3,6% más que en febrero y un 14,74% por encima de marzo del año pasado, según cifras de la Secretaría de Energía de la Nación. El 78% de la producción de petróleo de la provincia provino de la formación Vaca Muerta, con 144 mil barriles diarios, la mejor marca desde que se explota el shale en la cuenca.

Los récords de producción vienen acompañados de un importante crecimiento de la actividad de completación de pozos en lo que va del año. En marzo, la actividad de fractura en Vaca Muerta volvió a crecer por octavo mes consecutivo y marcó un récord total para la cuenca con 733 etapas.

Según el reporte mensual difundido por Luciano Fucello, country manager de NCS Multistage, la cantidad de fracturas creció un 7% con respecto a febrero, cuando se realizaron 685 y alcanzó 733. Si se la compara con marzo de 2020, mes en que se decretó el aislamiento social por el coronavirus, el incremento fue del 70%. De esta forma, el mes pasado se superó la marca máxima histórica del shale neuquino de 712 etapas, registrada en febrero de 2019.

Se revierte el declino del gas

Por el lado de la producción de gas, con 63 millones de m3 diarios, también hubo un crecimiento en marzo, del orden del 2,7% con respecto a febrero, aunque aún permaneció un 8.8% por debajo del mismo mes de 2020.

Las cifras comenzaron a dar cuenta del efecto del Plan Gas.Ar en la producción, que ya comenzó a revertir el declino de los últimos meses. Aunque las protestas que mantienen los trabajadores autoconvocados de la salud desde hace dos semanas en las rutas petroleras provocan un fuerte daño a las inversiones al paralizar las actividades de la gran mayoría de los equipos petroleros. Las operadoras ya notificaron al gobierno nacional que no podrán cumplir con los compromisos de inyección estipulados para mayo.

Pozos

Antes de la protesta, el nivel de actividad en el segmento de terminación de pozos venía siendo superior a los mejores meses de 2018 y 2019, y ponían en relieve no sólo la reactivación sostenida de las operaciones en Vaca Muerta tras el impacto de la pandemia, sino también la evolución de la curva de aprendizaje de las operadoras sobre el shale.

Según datos de la consultora FDC, entre 2014 y 2020, la longitud de la rama lateral promedio de un pozo shale creció de 1.089 metros a 2.143 metros, es decir un 96,8%. Mientras que la cantidad de etapas de fractura pasó de las 14 en 2014 a un promedio en 33 el año pasado.

Esto trajo aparejado un fuerte incremento en las productividades y en la Recuperación Última de Petróleo (EUR en inglés), que se disparó de 43.000 m3 en 2014 a 159.000 m3 en 2020.

La cifra récord de fracturas y producción también están relacionados con el importante stock de pozos perforados sin terminar que se había acumulado hasta el año pasado, y que no habían sido fracturados por la pandemia.