Tarifas 2021: canasta de aumentos según el tipo de consumidor

El Gobierno pretende que el 40% de la población argentina que vive en situación de pobreza no sufra cambios en las boletas de gas y luz en 2021, y el resto de los usuarios afronten incrementos similares a la inflación proyectada en el Presupuesto Nacional, que se fijó en un 29%.
El descongelamiento de los servicios públicos que desea implementar el Gobierno estará sustentado entre “Subsidios eficientes”, “sintonía fina” o “aumentos estratificados”. Es decir se utilizará los datos del Anses para saber a quién se le dará el subsidio y a quien no. Por ejemplo, quienes cobraron el IFE tendrán la misma boleta de luz o gas que en 2020.
La estructura de aumentos estará muy segmentada. Entonces, el 40% no recibirá aumento, y se amortiguará con subsidios; Hay un 45% de la población, considerada como parte de la «clase media», según estimó el Gobierno, tendría que afrontar un aumento similar al de la inflación general de precios, calculada en un 29%, mientras que el 15% restante de la población, los de altos ingresos, afrontaría una actualización cercana al 70% que reclaman las energéticas por el retraso tarifario.
La actualización tarifaria se pondría en marcha a partir del año que viene, tiempo después al vencimiento de la Ley de Solidaridad, sancionada el diciembre pasado, y que congeló las tarifas de luz y gas. Aunque el congelamiento viene desde el Gobierno anterior.
Amortiguar las tarifas en el bolsillo de las familias argentinas, se sustentará vía fondos públicos, que alcanzan los 805 mil millones de pesos en el Presupuesto Nacional 2021. Ese dinero irá tanto al consumidor, como al productor. Y en este contexto es que se entiende porque la Secretaría de Energía pasó a la órbita de Producción a Economía meses atrás.
De acuerdo a lo que se va conociendo a partir de lo que dicen los funcionarios, las distribuidoras estarían cerca de los incrementos que reclaman. Veamos. Las distribuidoras reclaman entre un 70% y un 80% de incremento. Si uno ve la canasta de aumentos diferenciados que propone el gobierno (29% para las clases medias y un 70% en las clases altas), y se lo divide tendrán un incremento del 50%, sin contar los subsidios que reemplazan aquellos usuarios que no tendrán aumento alguno.