Las Distribuidoras buscan tarifas y la RTI en el 2023, bajo la presión de la inflación

Las tarifas de gas en el 2023 juegan un partido especial, en el marco de un año electoral y en la cuestión inflacionaria: más aumentos que luego impactan en los índices.

En este contexto, el Gobierno sostiene que debería existir nuevos aumentos de tarifas en 2023, que no es lo mismo que la reducción de subsidios, que se realizó hasta el momento con la segmentación tarifaria.

Entonces, habrá un camino para el sinceramiento tarifario, porque la quita de subsidios sólo mejora la erogación de la inversión pública en sostener una tarifa baja. Las productoras, siguen cobrando el mismo dinero de siempre, donde también hay casi mil millones de dólares al año en subsidio.

La otra parte, que tiene que ver con el mundo de la distribución es la Revisión Tarifaria Integral (RTI), que implicará compromisos de inversión a cambio de una actualización de los ingresos de las compañías que prestan el servicio. Este sentido, la secretaria de Energía, Flavia Royón, cuando presentó en el Congreso para defender el Presupuesto 2023, destacó que están trabajando en una RTI para febrero del año que viene.

Cabe recordar que las últimas audiencias, las del 2021, RTI no fue reclamada por las distribuidoras es función de que fueran suspendidas las inversiones que requieren presentar las empresas para obtener una mejora en la tarifa. Es decir, desde 2019 que no hay vigencia de la RTI.

Las palabras de Royó causan expectativas respecto a una posible RTI, pues de ellas dependen los ingresos las empresas ligadas al gas natural por redes, como ser Metrogas, Naturgy, Camuzzi, Ecogas, Gasnor, Gas NEA y Litoral Gas, y las transportadoras TGN y TGS.

La revisión de la RTI se hace más que necesaria. La inflación acumulada en los últimos tres años alcanzó los 400%, mientras que las transportistas y distribuidoras de luz y gas mejoraron sus ingresos por debajo del 100%. Es decir, pedirán una gran recomposición para afrontar el alza de sus costos (salarios y mantenimientos) y continuar con inversiones prioritarias, además de mejoras de las redes.

Mientras tanto, la segmentación de tarifas seguirá su curso y se espera que los usuarios de nivel 1 (ingresos o patrimonios altos) pierdan los subsidios en su totalidad; el resto tendrá un incremento de entre 40% y 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS), según si tienen ingresos bajos o medios. Esta medida fue apoyada por la secretaria de Energía, Flavia Royón, cuando presentó en el Congreso para defender el Presupuesto 2023, y aseguró, pese a los cuestionamientos de varios gobernadores provinciales, continuará su camino.

El Gobierno espera ahorrar cerca de 0,6 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en 2023 para cerrar el año con subsidios a la energía por el equivalente a 1,6% o cerca de 11.000 millones de dólares, frente a los u$s 15.000 millones de este año.