Impuesto a las grandes riquezas: habría u$s 1000 millones de dólares para producir gas

De aprobarse el proyecto de un impuesto a las grandes riquezas, por única vez, ideado por el Frente de Todos, el 25% de lo estimado por recaudar será para la producción de gas, que alcanzaría la cifra de $75.000 millones de pesos (unos 1.000 millones de dólares).

La iniciativa establece que ese 25% de lo recaudado se destine a programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural, «actividad que resulta de interés público nacional». Los proyectos se motorizarán a través de la empresa estatal Integración Energética Argentina S.A. (Ex Enarsa), la cual acordará con YPF en forma exclusiva las modalidades de ejecución.

Según señala el proyecto de ley, IEASA deberá reinvertir las utilidades de estas inversiones en nuevos proyectos de gas natural durante un plazo no inferior a diez años a contar desde el inicio de vigencia del régimen.

Mediante el tributo a las grandes fortunas, el oficialismo calcula que se podrán recaudar unos 300.000 millones de pesos, que serán invertidos en obras públicas, mejora del sistema de salud, apoyo a las Pymes y programas sociales, entre otros. Por lo cual, el monto destinado a desarrollar yacimientos de gas rondaría los 75.00 millones de pesos (unos 1.000 millones de dólares).

El proyecto fue presentado por el bloque del Frente de Todos, a través de los diputados de Máximo Kirchner y Carlos Heller, cuyo nombre original es de «aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia«.

La AFIP sería el organismo encargado de dictar las normas complementarias a la ley y de la recaudación, que se espera ronde los $ 300 mil millones (cerca de US$ 4 mil millones al tipo de cambio oficial mayorista). Este monto tendrá una afectación específica, por lo que no sería un impuesto coparticipable. 

Deberán pagar este «aporte» único quienes al 31 de diciembre de 2019 declararon una riqueza superior a los $ 200 millones. Comenzaría con una alícuota del 2% que se incrementaría a partir de que el patrimonio sea mayor, con un máximo del 3,5% que pagarían aquellos que tengan declarados $ 3.000 millones o más