“El nuevo Esquema del Gas trae certidumbre para que haya inversión y producción”

En el marco del lanzamiento del Esquema del Gas Natural 2020-2024, mediante el cual el Gobierno Nacional busca garantizar el suministro de la demanda prioritaria (generación eléctrica, domicilios e industrias) durante los próximos cuatro años, el subsecretario de Hidrocarburos, Juan José Carbajales, conversó con el portal Patagonia Shale, donde amplió los objetivos y lineamientos de ese esquema que se convertirá en el ya famoso Plan Gas 4.
El objetivo es que las productoras compitan por colocar su producción a un precio eficiente, y generar un mercado contractualizado de 70 millones de m3 diarios de gas con Cammesa y las distribuidoras de gas. El gobierno trata de garantizar la oferta y la demanda para reactivar las inversiones en el sector del uspstream, que arrastra dos años de baja actividad por los precios bajos.

¿Cómo se conformarán los precios del gas en el nuevo esquema que anunció el gobierno?

El precio será el resultado de aplicar el valor presente neto de los ingresos correspondientes a los volúmenes que se propongan, ajustado en función del porcentaje de gas retenido de cada cuenca, y que no podrá superar los 3,40 dólares el millón de BTU.
El productor ofertará un volumen X, ese volumen tendrá que cumplir con dos condiciones: tiene que ser hasta el 70 por ciento de su producción, con lo cual va a haber un 30 por ciento que va a tener que producir pero que no entrará al programa. Por lo tanto, una nueva adecuación es que va a haber un porcentaje de gas asegurado para otros mercados, como la industria o el GNC, que no van a ser tomados por Cammesa ni por las distribuidoras.
La producción comprometida por el productor no puede ser inferior al volumen promedio inyectado durante el trimestre de mayo, junio y julio de este año.


¿Qué diferencia tiene con los planes anteriores?

Lo que tenemos que tener en claro que el objetivo de este esquema es fomentar que haya producción, que haya inversión para que la producción no decline, que se mantenga el nivel del último trimestre durante los próximos cuatro años.
No es un programa de estímulo de producción incremental como fueron los primeros Plan Gas o la Resolución 46. Este esquema asegura la oferta de gas, que va a tener la demanda suficiente a un precio que el productor considere razonable a través de la subasta, con el techo de 3,40 dólares a valor presente. Va a haber competencia para mantener un nivel de producción. En una actividad donde hay una declinación natural, más acentuada en el shale, por lo que hay que invertir mucho para mantener los niveles de producción. Lo cual tiene un segundo efecto positivo: la inversión tracciona el empleo, la actividad, la cadena de valor, el aporte de las Pymes y de las empresas de servicio regionales.

¿El objetivo es otorgar un horizonte de certidumbre?

Claro, hay que pensarlo desde el punto de vista del productor. El que salga primero rankeado va haber competido, va a ser el más eficiente en precio, y se va a asegurar la inclusión de todo su volumen, que no le vayan a cortar en verano, que va a tener su volumen contractualizado por cuatro años flat con Cammesa y las distribuidoras, con un pico adicional en invierno.
Y, además, va a tener un aliciente adicional: la prioridad para exportar con contratos en firme en verano por los 4 años.

¿Todo el precio del gas se trasladará a tarifa?
Como dije, Cammesa pagará el precio pleno que salga de la licitación. Después, parte del costo monómico de generación mayorista seguirá estando subsidiado, es un subsidio del sector eléctrico. Pero Cammesa en los contratos con las productoras toma el cien por ciento del precio adjudicado.
En cabio, las distribuidoras no. La licitación se establece en dólares con el tope de los 3,40 dólares el MBTU. Las distribuidoras van a firmar un contrato en pesos por un porcentaje de ese precio, que es el que va a determinar el Poder Ejecutivo de forma periódica, con una instancia previa de participación ciudadana, que podrá ser una audiencia pública o mecanismo similar, para determinar cuánto puede afrontar el usuario final.
¿El Estado pagará esa parte subsidiada del precio del gas a las productoras?
Efectivamente, ese porcentaje del precio va a pasar a formar parte de una relación directa entre el Estado y los productores, y estará garantizada por un fondo fiduciario que se va crear al efecto y que va a estar incluido en el decreto que apruebe el Esquema 2024. El Ejecutivo determinará cuánto del precio del gas debe ser afrontado por la demanda final; ello, junto con el costo de transporte y distribución que son los segmentos regulados y en los que interviene el Enargás.
Parte del precio va a ser el que quede registrado en los contratos entre productoras y distribuidoras, que luego lo pasarán a tarifa, y otra parte de ese precio del gas la va a asumir directamente el Estado. De esta manera se alienta la inversión a largo plazo y se garantiza, al mismo tiempo, tarifas justas y razonables.

¿Cuándo comenzará a regir el nuevo esquema?
Entre septiembre y octubre. Lo que se pretende es que las empresas hagan inversiones a tiempo para que haya gas el invierno que viene, ese es el hito que moviliza todo este esquema.