El gas no convencional aporta la mitad del total producido en el país

Los datos de producción de agosto revelaron un escenario en el segmento del gas que era prácticamente impensado hace apenas una década atrás y es que más de la mitad de la producción de gas natural provino el mes pasado de desarrollos no convencionales, en especial los ubicados en Neuquén.

Hace una década atrás, en 2011 cerró el año con un nivel de producción de gas no convencional del 1,7%. En ese momento los mayores desarrollos eran los de tight, y el shale gas de Vaca Muerta apenas empezaba a aparecer en las pizarras.

Paulatinamente, el declino de los campos convencionales y el incremento de los desarrollos en las arenas compactas y la roca madre de Vaca Muerta fueron alterando esa relación, un proceso en el que el reciente Plan Gas Ar terminó generando un auge en los campos de Vaca Muerta que llevó a que el mes pasado el 50,87% del gas extraído en Argentina provenga de desarrollos no convencionales.

De acuerdo a los registros oficiales de la secretaría de Energía de la Nación, que forman sobre las declaraciones juradas de las operadoras, durante el mes pasado se produjeron en todo el país un promedio diario de 133,67 millones de metros cúbicos de gas natural.

De ese total 68 millones de metros cúbicos diarios correspondieron a los desarrollos no convencionales y apenas 65,6 millones a los tradicionales campos de gas convencional, marcando que por primera vez en la historia de los hidrocarburos argentinos, el gas es mayoritariamente no convencional.

Este cambio en el origen del gas se debe al declino que experimentan los desarrollos convencionales, emplazados en su mayoría en campos maduros que muestran una caída en su generación del orden del 5% anual. En contraposición, en los campos no convencionales la producción creció, en especial en los orientados a Vaca Muerta.

En este caso el impulso del Plan Gas Ar es notorio, ya que las empresas que se sumaron al programa de contratos con precios garantizados por el Estado debían incrementar su producción para cumplir con los compromisos y fue precisamente en las áreas de Vaca Muerta a las que orientaron los cañones, ya que como bien señalaron desde una empresa “es donde sabemos que hay gas y en buena cantidad”.

Este escenario llevó a un mayor predominio de Neuquén en el escenario gasífero del país, ya que el mes pasado la provincia produjo 81,05 millones de metros cúbicos por día, es decir el 60,6% de la producción nacional.

Pero esta concentración de la producción en la provincia que capitaliza los desarrollos de Vaca Muerta, implica a la vez un problema: la capacidad de transporte está muy cerca de su límite.

Desde Neuquén parten tres de los grandes gasoductos de Argentina: los dos Neuba y el ramal Centro Oeste. En conjunto tienen hoy capacidad para transportar cerca de 88 millones de metros cúbicos de gas natural por día, un valor que ya está en línea con la producción de la Cuenca Neuquina, dado que en esos ductos fluye también la producción de Río Negro que el mes pasado fue de 4,75 millones de metros cúbicos por día.