El flujo de gas natural no se recupera y hay tensión en el despacho

Las distintas huelgas de docentes estatales en abril y la reciente de los petroleros, lograron hacer bajar la producción de gas en los no convencionales y convencionales. De acá se entiende el poco flujo de gas que va desde la región patagónica hasta Bahía Blanca.

El problema de ésta compleja situación es que a las puertas del invierno, el flujo de gas no tiene volumen y genera diversos problemas, los cuales son:

·        Menos consumo en industrias y GNC. Las principales distribuidoras del país —Camuzzi, Naturgy, Litoral Gas y Metrogas— comenzaron a cortar el abastecimiento de gas a clientes industriales que contratan el fluido bajo la modalidad «interrumpible». Varias comercializadoras, por su parte, ordenaron a sus clientes tomar sólo 70% del gas contratado por la endeblez de la oferta del fluido. Y en el caso de las estaciones de GNC, fueron afectadas por las restricciones alrededor de 450.

·        Más uso de combustibles líquidos para generar electricidad fue lo que sucedió en los dos meses pasados, porque no ingresó al sistema suficiente gas y el uso de fuel oil, carbón vegetal o diesel disparó los volúmenes gasto en esos combustibles, que ya fueron suplantados con la llegada del segundo barco regasificador de GNL a la ciudad de Escobar, de Buenos Aires.

·        La falta de gas en las refinadoras del Polo Petroquímico de Bahía Blanca, hace que muchos, desde el sector privado y despachos públicos, hablan de importar un barco con propano, para paliar la situación.

·        «El faltante en distribución debería aflojar hoy (por el miércoles pasado). El ingreso de GNL en Escobar, que se atrasó por el viento (y antes por el paro), más el aumento de la inyección de Bolivia estos días acomoda seguro el sistema. La provisión podría estar solucionada, siempre que afloje el tema con los marinos. Una vez que empecemos a reponer stocks de líquidos, sacamos la cabeza de abajo del agua. Estamos en eso. Tenemos que pasar estos dos días de paro sin salir demasiado ‘machucados’, para llegar pasable al fin de semana de frío», dijeron fuentes del Gobierno citadas por La Nación.