A la SBDs se le adeuda parte de la “asistencia transitoria”

Las 64 subdistribuidoras de gas por red (SBDs) que debían recibir entre mayo y noviembre de 2021 la suma de $1.225 millones de pesos, como “asistencia económica transitoria”, para el pago del 25% del gas comprado que luego distribuyen, hasta el momento solo recibieron un poco menos de la mitad.

Según fuentes de las propias SBDs, la Secretaría de Energía de la Nación, emitió los pagos de los meses de mayo y junio de manera completa. Algunos ya cobraron julio, pero desde agosto a noviembre todavía no hay noticias de que salgan a la brevedad.

El retraso se explica por la delicada situación fiscal por la que atraviesa el Estado Nacional. Al igual que la SBDs, otros sectores como el fraccionado y distribución de gas envasado, también tienen un volumen importante de asistencia económica adeuda.

Pese a la existencia de la deuda que se arrastra desde el año pasado, desde la Secretaría de Energía deslizaron la posibilidad de repetir la “asistencia” para el 2022. Raro, pero es así.

La “asistencia económica transitoria” que surge del presupuesto de la secretaría de Energía, y desde su implementación el objetivo es paliar los mayores costos y una un incremento tarifario que no contempló a la SBDs en su totalidad.

Para acceder a éste beneficio, la SBDs presentaron mes a mes la documentación respaldatoria de las compras realizadas (volumen y precio) a la distribuidora zonal, durante cada uno de los períodos que abarcó la medida.

La acumulación de los dineros impagos erosiona día a día la situación financiera de las SBDS, las cuales como informamos en otras notas de ésta edición, ya acumulan deudas por boletas de gas impagas por $800 millones de pesos.

Cabe recordar que la “asistencia” llegó a la SBDs luego de la presentación que hicieron de manera conjunta la Federación de Subdistribuidores de Gas (Fesubgas) y el Instituto de Subdistribuidores de Gas (ISGA). En esa nota detallaban la delicada situación financiera y el trato desigual respecto a la distribución, frente a los aumentos de tarifas que se dieron a mitad de año pasado, y la mala situación en que quedaban sus economías.